Sunday, July 17, 2011

Mexican Immigration to the United States: the Right Trend for the Wrong Reasons?

The New York Times published on July 6, 2011, an article titled “Better Lives for Mexicans Cut Allure of Going Wrong.” The main argument is that illegal immigration to the United States is going down in the last couple of years in comparison to a growing trend registered in 2000-2005. The reporter states that expanding economic and educational opportunities, rising border crime and shrinking families are important explanatory factors. These factors are as important as “economic slowdowns or immigrant crackdowns in the United States.”

The author quotes Professor D. Massey (Princeton University) saying that “for the first time in 60 years, the net traffic has gone to zero and is probably a little bit negative.” The reporter uses the example of the Orozco family in Arandas, Jalisco, to make his point, and quotes researchers from the University of California San Diego to show the wage and quality of life progress for the Jalisco worker in Mexico.

On July 12 in Zacatecas, the Mexican President, Felipe Calderón, pointed out to this article, along with a similar one in The Economist, as an attestation that this diminishing trend of Mexican emigration towards the United States was led by the uprising generation of job opportunities in Mexico and its economic growth, among other factors.

I certainly agree with the reasons of this diminishing emigration trend, although I would not give the same weight to all the different variables that the reporter mentions in the article. And certainly, I would not base my conclusions in the study of only one Jalisco family in Mexico. That makes no sense at all.

I would say that the main factor that is upholding the diminishing emigration trend is the U.S. economy downturn and the increasing anti immigrant laws in U.S. states. Since 2007 the U.S. is not doing OK in job creation numbers, and that is currently affecting job opportunities for illegal and legal immigrants. Focusing on two thirds of immigrant jobs, the illegal ones for the Mexican case, whenever there is a lack of job opportunities, immigrants try to find jobs in the same city or region, then they move from the original place to another city or region looking for a job, then they consider going back to their places of origin. This centrifugal emigration caused by a weak U.S. economy is generally financed by the savings of the immigrant, the Mexican family´s little capital that could be send to the immigrant, and little temporary jobs as emigration takes place, or a combination of all of the above.

In the meantime, (during the last four years, this is) as difficulties arise trying to find jobs in the U.S., immigrants send back home a clear message: “Stop coming, it is difficult to find jobs here, stay back home for the moment.” This process takes time and the results are clearly lagged, that is why we see a diminishing trend of Mexican emigrants toward the U.S. until 2010-2011. Indeed, this trend is bad news for the recovery of the U.S. economy.

The hallucinating statement that Mexicans are staying home because things are getting better from a microeconomic standpoint is just crazy stuff. Although from a macroeconomic perspective Mexico is a good place to invest, from a microeconomic standpoint the case of the Orozco family is just a nice, interesting, and even cute case study, non representative of the Mexican reality. If the reporter goes to other selected locations in Mexico, he would find other happy stories; but in doing serious research he would realize that Mexicans stay home because they have little or no choice.

Some days ago, the National Institute of Statistics and Geography released data that confirm that between 2006 and 2010 the average family income in Mexico has gone down in 13.7%. This means that the poorer becomes the poorest, the former poorest go starving, and that an important share of rich guys in this country is taking their money abroad. The justice system is a total mess, corruption is rampant all over the place, democracy is in great danger, and more than 40,000 death have become the historical legacy of El Presidente Calderón.

All this also means that as soon as the economic downturn in the U.S. is reversed, chances are very high that Mexican immigration towards the U.S. will go back to their 2000-2005 levels, although it is important to pay attention to the relationship between capital and labor in marginal terms. In certain Mexican regions, mostly because of former high levels of emigration and because of war dynamics, the shortage of labor points out to higher levels of income to fulfill the demand for labor, although the narco-lords are indeed offering competitive wages in these regions for relatively non skilled jobs. In any instance, the New York Times should be more careful in disseminating this type of poorly-backed information.

Thursday, April 14, 2011

The Poet vs. El Presidente

El Presidente Calderón asserted some days ago that Mexicans should say “It’s enough!” to the criminals, and not to the government and the military.

El Presidente is losing it.

It seems that in the Mexico of El Presidente, the good are always good and the bad are always bad. The good guys always win the final battle to the bad guys, mostly because the bad guys always lose and the good guys always win. Happy end is always around the corner.

Mexico and Walt Disney productions, same thing.

El Presidente’s reaction came after thousands of Mexicans in twenty cities came out and marched to say “enough is enough” to criminals and politicians. Something really never seen in the post-revolutionary Mexico, at least after the protests of 1968.
The protests were led by a poet, Mr. Sicilia, whose son was brutally murdered by the organized crime in the small state of Morelos. It seems that most local and state authorities are deeply involved in protecting organized crime’s drug-trafficking activities in Morelos. Morelos is an example of what is going on (wrong) in the rest of the country.

And that is the problem. First, El Presidente is assuming that the authorities and the military are not part of the problem, but only part of the solution, indeed, “the solution.” But reality indicates the opposite. Thirty billions of dollars per year are used by Narco Gangs for three purposes mainly: Uno. Buying high tech arms, mostly to U.S. dealers and government (Rapid and Furious was cynically called, I think…). Dos. Keep on with the trafficking business, mostly buying drugs in South America and selling them to a growing and aggressively demanding U.S. market. Tres. Buying government and politicians’ protection along the way, buying (or killing) whoever stands in their way: local, state, federal authorities, politicians, governors, mayors, police chiefs, the military, even whole-country governments (Central America). The killing of local and state authorities generally take place when two rival gangs are fighting for the control of a city, town or highway. Federal and some military actions are said to be coordinated to protect the interests of certain powerful narco lords (El Chapo’s?). It seems that dollars buy everybody, sooner or later. The line between the good guys and the bad guys only exists in El Presidente’s mind.

Second. El Presidente’s claim is a desperate and direct break down of the social contract between the government and the society within the State. In a collapsing State, the government disassociates from one of the most fundamental and minimal tasks that the society expects government to perform: national security. Currently, Mexican government (at every single level) and the military are incapable to perform the minimum requirements to hold the assumption that Mexicans live in a functioning, secure State. Mexican national security is in the hands of American security agencies, drug consumption in the U.S. is not going down, drug consumption in Mexico is going up, drug trafficking is becoming more violent and more and more profitable, drug-related corruption is growing in both sides of the border, the war in Mexican territory is at its best (36,000 deaths in four years), government officials make stupid/surreal declarations 24/7 in both sides of the border, and federal authorities have been reduced to the official speakers of the Body Counting Company.

National Human Rights organizations have responded strongly to the crazy call of El Presidente: It is the responsibility of the Mexican government to guarantee security to Mexican society. Indeed, Mexican society has the right to protest, to demand for palpable results, and to demand a once and for all stop of the killings. On the one hand, the Mexican poet is naïve: he was surprised for the close to null reaction of state and federal authorities after the protests; and he uses to make statements in which the fight between the evil and Catholic God plays a main role. On the other hand, he is not stupid: he is learning fast, using his young years of Jesuit preparation to mobilize people under terrible, socially unfair circumstances; and he has put the finger where it hurts: organized crime and politicians, same thing in Mexico.

He is also heard by locals and foreigners, and he can involve the Catholic Church in the process of healing, peace negotiating, and leading the reconciliation process as a whole. Mr. Sicilia, although in great pain for the loss of his son, is the best and only man with real capacity to change things in the country. Most women, mainly in the north of the country, who have sadly shared a similar position, have already been murdered, and local/state authorities have done nothing to solve their crimes.

Yes, it is a total mess down here. But let me assert my firm belief that those Americans who are snuffing cocaine tonight, those American authorities who are gladly corrupted by drug money, and those U.S. government officials and agencies who think that the solution to their problems relies in war actions taken by the government of the big sombrero country: the ugly dog of this nonsense drug war will bite their sorry asses. It is just matter of time. Indeed, it is happening already.

If only El Presidente could understand that the U.S. is the only capable to solve U.S. problems, and that Mexicans, we should focus in solving only our own, multiple, urgent, third-world country problems.

Friday, March 11, 2011

Irapuato no es Juárez

Ni Napolitano, ni el director del ICE, ni el fiscal general de los Estados Unidos entienden que la muerte del agente Zapata en carreteras mexicanas es un evento de terrible importancia para la soberanía de un país que se llama “México”.

Ellos se la pasaron diciendo durante las exequias del agente Zapata que él había muerto murió "no sólo para proteger a su país, sino al pueblo de México” (Morton-ICE). Napolitano dijo que “no vamos a descansar ni a ceder en nuestra determinación hasta ver que los responsables sean detenidos y paguen por sus crímenes" y el buen Holder (fiscal general) se lució, refiriéndose a Zapata: "trabajaba para ayudar a nuestros vecinos y aliados en México a cumplir con sus responsabilidades ante aquellos a los que sirven y para construir una nación que constituye un faro de esperanza y oportunidad, un lugar donde todos los mexicanos puedan vivir no con miedo, sino en unidad. Ganaremos esta lucha, ésa es mi promesa ante ustedes".
Thanks but no thanks!

Por un lado, el enojo de las autoridades estadounidenses se entiende desde la perspectiva de que cualquier pérdida de sus agentes debe honrarse como si fuese la última. Eso es de admirar a los norteamericanos. Acá en México muere un judicial o un estatal y a lo mucho lo entierran rápido o hacen ceremonias selectivas, sobre todo si fueron varios los caídos. Pero no se hace nada por parar la carnicería.

Es de admirar a las autoridades norteamericanas su determinación de aclarar todas y cada una de sus bajas en la eterna guerra de los buenos contra los malos. Mientras que en México ya nos medio conformamos conque medio paren la matazón.

Pero de eso a que nos cuelguen un héroe… thanks compadre, pero no hay necesidad. Cada quien trabaja desde su respectivo lado de la frontera. Ya tenemos 35,000 héroes, francamente no se necesita ni uno más. Hasta donde yo entiendo, todo el personal norteamericano de justicia y seguridad que trabaja en territorio mexicano sabe perfectamente a lo que se enfrenta y que su muerte siempre será un activo para los Estados Unidos, pero no para México. Lo que siguió (y sigue) es indignante: El FBI cerrando las carreteras federales mexicanas y la PGR elevada a carácter de pariente pobre en las averiguaciones del crimen. Y ya no se diga las regañizas telefónicas de funcionarios americanos a su contraparte mexicana.

Una persecución norteamericana sobre algún cártel mexicano, definitivamente corre el riesgo de vestir de héroes a los narcos. No obstante, los servicios de inteligencia tienen un panorama muy claro acerca de quién es quién y dónde andan los que andan entre los narcos mexicanos. Así que parece que es cuestión de tiempo que el largo brazo de la justicia norteamericana agarre a los culpables y ¡órenle jijos de la jijurria! A una cárcel de máxima seguridad gringa y el resto de la historia ya es conocido: en México se les hace algunos corridos y, si son ejecutados, empieza su culto junto con el de la Niña Blanca.

¿Y el gobierno mexicano? Bien gracias: el presidente Felipe en el alucine diciendo ante inversionistas japoneses que la seguridad en ciudades mexicanas es equiparable a ciudades europeas. En efecto, Irapuato no es Juárez. Todavía. En el inter, la inteligencia mexicana deja de existir oficialmente ante la acción que a sus largas y anchas la inteligencia norteamericana actualmente despliega no nada más para el caso Zapata, sino para cualquier detalle estratégico y táctico en la guerra contra las drogas. Llevándose de corbata (por delante, pues) a los militares mexicanos y haciendo añicos las aspiraciones democráticas de este gran país, llamado México.

Lo que ni Napolitano, ni Holder, ni Morton entienden es que la muerte del agente Zapata es inútil mientras los norteamericanos no enfrenten con los destos bien puestos el problema de drogadicción de su población. Mientras la demanda de drogas no disminuya significativamente, el problema seguirá en los dos países. Se necesita creatividad y ganas de resolver el problema, no funerales transmitidos en vivo y promesas cínicas de violar la soberanía de otro país.

Nuevamente: soluciones transnacionales a problemas transnacionales. Mi más sentido pésame para la familia Zapata y para las familias de 35,000 mexicanos sacrificados para que los norteamericanos ya no se droguen. Todas ellas muertes inútiles, so far, if I may.

[PUBLICADO EL 23 DE FEBRERO EN La gente anda diciendo...]

Una de dos

¿El presidente Calderón sufre o no de la enfermedad del alcoholismo?

Una de dos: Felipe es o no es alcohólico. Si no lo es, perfecto, a otra cosa mariposa y se sugiere al amable lector que se vaya de una vez a leer otro blog. También el despido de Aristegui queda fuera de discusión y la irritada reacción de ciertos diputados cada vez que les saquen una manta alusiva al tema en mero pleno de la Cámara, pues ni viene al caso, pura pérdida de tiempo, como si no tuvieran nada mejor que hacer. Si sí lo es, entonces la pregunta cambia.

Bajo el supuesto de que Calderón sea un alcohólico, la pregunta entonces sería: ¿es un asunto personal o público?

Una de dos: es asunto público o es personal. Desde el punto de vista humano, el presidente es libre de ser lo que pueda o quiera ser y su vida privada o sus enfermedades no le incumbe absolutamente a nadie. Pero el presidente es una figura pública y lo crónico de sus enfermedades puede afectar el destino de 110 millones de mexicanos en un momento dado.

Bajo el supuesto de que el asunto no es personal, sino de interés público, la siguiente pregunta sería: ¿qué tan grave es que el presidente sea un alcohólico?

Una de dos: es grave o no lo es. Y aquí vienen las complicaciones. Uno se puede imaginar las presiones que un alto funcionario de este tipo enfrenta de manera cotidiana. Un ejemplo hipotético sería el siguiente: el gobierno norteamericano le arrebata la seguridad nacional de las manos al presidente y lanza direcciones sobre lo que deben o no hacer la armada y marina mexicanas en la lucha contra el narco con el objetivo de que el norteamericano promedio ya no se drogue y de repente amanecemos todos los mexicanos con 35,000 muertos. Y los norteamericanos, quitados de la pena, siguen drogándose… La presión supongo que es enorme y el alcohol puede presentarse como una puerta falsa para sobrellevar la situación.

Bajo el supuesto de que el alcohol sea una tentadora herramienta para sobrellevar la situación, surge la pregunta: ¿el alcoholismo tiene remedio?

Una de dos: tiene o no tiene remedio. Pues con la novedad de que no tiene remedio. Una vez que se adquiere la enfermedad no hay cura. ¿Se puede tener una vida normal una vez que se adquiere? Claro que sí. Programas de doce pasos como Alcohólicos Anónimos o tratamientos especializados en clínicas de recuperación o idas con el psicólogo o el psiquiatra... de que ayudan, ayudan. El alcohólico puede convertirse en un alcohólico pasivo (que ya no bebe, pero en su conducta puede seguir siendo un alcohólico) y, si tiene suerte, puede desarrollar su recuperación a tres niveles: el físico, el espiritual y el emocional. ¿Pero entonces qué tan grave es el alcoholismo del presidente, bajo el supuesto de que sufra de esta enfermedad? Eso es asunto del enfermo desde una perspectiva estrictamente privada. Desde una perspectiva pública, se puede pensar que si la situación alcanza las dimensiones de Yeltsin en sus momentos más críticos a cargo de la Federación Rusa, pues el asunto es muy, pero muy grave. Quién sabe…

¿Qué tan grave es la situación entonces?

Una de dos, es grave o no lo es. Esto es muy relativo. Ciertamente no sería el primer presidente alcohólico, ni el primer político mexicano alcohólico (¡por el amor de dios!). Es un ser humano y el alcoholismo no distingue ni condición social, ni estatus económico, ni sexo o edad, ni posición ideológica. Ataca parejo. En una nota de El Universal (22 agosto, 2010) se afirma que hay 6 millones de alcohólicos en México; que cada año 1.7 millones de mexicanos incrementan las filas del alcoholismo (!); que el 57% de los suicidios están relacionados con bebidas embriagantes; que se pierden 160,000 horas hombre de trabajo quincenalmente y que el 36% de los delitos se relacionan con las bebidas alcohólicas. De acuerdo al Centro de Integración Juvenil (Octubre 2010), la edad promedio a la que los jóvenes mexicanos comienzan a consumir alcohol es de 14 años y se calcula que tres millones de adolescentes tienen problemas de alcoholismo. México tiene un fuerte problema de consumo de alcohol y el presidente simplemente sería un número más en el problema.

Quizá ha llegado el momento de hablar largo y tendido sobre el problema de alcoholismo para los mexicanos en su conjunto. Quizá ha llegado una invaluable oportunidad para debatir sobre la problemática y convertirnos en una mejor nación, una nación que adquiera conciencia de sus enfermedades crónicas y que empiece a debatir sobre cómo combatirlas de manera humana y eficiente. En fin...

Felipe, te deseo lo mejor, sinceramente. Recibe un fuerte abrazo.

[PUBLICADO EL 9-FEB-2011 EN La gente anda diciendo...]

Wednesday, February 9, 2011

New Book: Mexicanos en el Exterior

The new book “Mexicanos en el Exterior: Trayectoria y perspectivas (1990-2010)” is a magnificient contribution to the analysis of the transnational relations between the Mexican government and the organized Mexican diaspora. It is published by the Instituto Matías Romero, Secretaría de Relaciones Exteriores, Mexico.

The contents of the book, which is written in Spanish, is divided in four sections. The first section is written by former directors of the Program of Mexican Communities Abroad (PCME): Roger Dáz de Cossío, Leonardo Ffrench Iduarte, Rodulfo Figueroa Aramoni, Teodoro Maus, and Melba Pría; and the former director of the Institute of Mexicans Abroad (IME): Carlos González Gutiérrez. In this section, we find a rich set of considerations about the most important aspects of the Mexican government’s institutional efforts to contact and organize Mexicans abroad: How everything began, the transition from PCME to IME, the networking efforts, the pending stuff, and the future.

The second section is a collection of essays from Mexican and American scholars about the IME: The importance of the actions of the Advisory Council of the IME, the IME as a tool of Mexican Foreign Policy, the role of the United States in the process, and thoughts about the migrant him/herself, mostly as a social subject of study.

The third section was written by representatives of the civic society who have witnessed the process from different perspectives: organizations of civil society abroad, the cultural factors of the process, and historical essays on the matter. Last, but not least, the fourth section deals with the topic from the perspective of the members of the Advisory Council of the IME: Leni González, Laura González Martínez, Gloria Inzunza-Franco, Orlando Iturbe, María de los Ángeles López-Gallo, Eliseo Medina, Enrique Morones Careaga, Juan de Dios Pineda, and Mario César Ramírez.

I think that this book is a strong, updated reference for scholars in Mexican migration issues, institutional transnationalism, and historical studies of Mexican foreign affairs. To get the book, go directly to the website of the Instituto Matías Romero.

Friday, December 24, 2010


Algunas reflexiones de fin de año en relación al estudio del crimen transnacional en México, específicamente sobre la guerra contra el narcotráfico.

1. Para pensar en términos transnacionales hay que entender la noción de “estar aquí y allá al mismo tiempo”, que es la noción básica del transnacionalismo.

2. No obstante la noción de “estar aquí y allá al mismo tiempo” se usa ampliamente en los estudios sobre migración, la transposición de dicha noción al estudio de crimen organizado, cuyas acciones van más allá de las fronteras nacionales, es ampliamente aceptada por los estudiosos del tema.

3. El tráfico de drogas es un problema de origen transnacional. Se está aquí y allá al mismo tiempo: la línea de coca que un norteamericano aspira en una de sus parties está directamente relacionada con la brutal violencia de los capos mexicanos y todo el proceso de producción de la droga en Colombia, por poner un ejemplo.

4. Mientras no se reconozca que el problema de consumo, producción y tráfico de drogas es de origen transnacional, no se resolverá el problema. Medidas transnacionales son requeridas para lidiar con problemas transnacionales.

5. En el caso de México, la solución que se pretende aplicar al problema es de origen binacional, no transnacional.

6. Sacar al ejército a la calle con los impuestos de los mexicanos, pero siguiendo indicaciones tácticas y estratégicas del gobierno norteamericano; permitir que el gobierno norteamericano coordine las operaciones y recolección de información de inteligencia en territorio mexicano y que el propio gobierno norteamericano indique a qué capo atrapar/matar mediante el uso de tal o cual parte del aparato de seguridad mexicano… Pues eso no es cooperación transnacional, sino un esquema binacional donde los norteamericanos ponen la estrategia y los mexicanos ponen la carne de cañón y los muertos.

7. El esquema binacional no funciona porque por más muertos y operaciones exitosas que haya en territorio mexicano, pues el consumo de drogas en los Estados Unidos no disminuye significativamente, el precio de la mayoría de las drogas en el mercado norteamericano no sufre modificación alguna y las mafias que distribuyen la droga en los Estados Unidos siguen intactas.

8. Por el contrario, la solución binacional está diluyendo al Estado mexicano un día a la vez, un fracaso a la vez, una declaración a la vez, un levantado a la vez, un decapitado a la vez... Las cosas nada más han empeorado para México, mientras que los Estados Unidos ni se dan cuenta, ni les importa darse cuenta del problema que se comparte aquí y allá al mismo tiempo. El norteamericano promedio no relaciona su consumo con toda la problemática generada en México por su consumo. Todo esto es patético.

9. Las soluciones transnacionales requieren que todos los protagonistas, absolutamente todos, tomen acciones coordinadas aquí y allá al mismo tiempo. El gobierno norteamericano actualmente se la pasa muy a gusto diciendo lo que el gobierno mexicano debe o no hacer. Desde la perspectiva transnacional, la coordinación y las acciones deben ser mutuas, correspondientes y coordinadas.

10. La parte más importante es la estrategia. Hay que poner sobre la mesa todas las opciones y visualizar los resultados de tal o cual acción. Si el ejército mexicano sale a las calles, que el norteamericano también lo haga (allá, pues). Si la mayor parte de las armas vienen de los estados fronterizos norteamericanos, pues que se imponga un control serio a la compra venta de armas allá y que se compartan los registros de ventas con el gobierno mexicano, acá. Igual con el lavado de dinero, que se investigue y tomen acción contra bancos corruptos aquí y allá.

11. Que haya en los dos países una campaña seria de educación sobre el terrible daño que representa engancharse con las drogas. Que se analice seriamente la posibilidad de legalizar las drogas. Que se use de ejemplo lo que se hizo con el alcohol en la época de la prohibición norteamericana: al final de cuentas se tuvo que volver a legalizar porque el Estado norteamericano se había visto profundamente afectado.

12. Ciertamente, la relegalización del alcohol no solucionó los problemas de tajo: alcohol sin educación mostró ser una combinación letal. La educación sobre las adicciones debe ser una constante en las aulas norteamericanas y mexicanas. La única diferencia entre el alcohol y la heroína es que con el primero el gobierno recibe impuestos que después pueden ser utilizados para la educación de la gente al respecto; mientras que con la segunda (y cualquier otra droga ilegal) el gobierno no recibe ni un quinto y tarde o temprano, en la medida que no hay educación al respecto, va perdiendo terreno poco a poco ante las mafias de la producción, tráfico y venta (al mayoreo, pero sobre todo al menudeo) de las drogas.

13. El gobierno norteamericano es iluso si cree que el problema va a parar en la frontera mexicana. Tarde o temprano el Estado norteamericano se va a ver amenazado por el otro Estado, el Estado que ya ha destruido al Estado mexicano, un Estado transnacional que a donde llega establece un contrato social con la población a la que aqueja. La propia debilidad del Estado mexicano deja como única alternativa para que el país funcione a la ley impuesta por el Estado Transnacional y se crea un desbalance brutal de poder, donde la población acaba pagando impuestos dos veces. A Estados Unidos también le va a tocar de esto, de eso estoy completamente seguro, sobre todo si se siguen aplicando soluciones binacionales a problemas transnacionales.

14. Finalmente, la actitud del gobierno mexicano deja mucho que desear. No hay pantalones para proponer y exigir al gobierno norteamericano que también ponga orden en sus ejércitos de adictos. Que ponga controles serios en la venta de armas en Texas y Arizona. Que también muestre voluntad política atrapando a los capos norteamericanos de las drogas. Y que de vez en cuando el gobierno mexicano mande al carajo al norteamericano ante lo abusivo y absurdo de sus propuestas/órdenes en territorio mexicano.

¿Por qué un país del tercer mundo debe resolver el problema de drogadicción de un país del primer mundo? ¿No suena eso ridículo?

En fin… Merry Christmas and Happy New Year to all my readers!

Wednesday, December 8, 2010

Sweet Dreams

I had a dream.

I was interviewing a former Zeta Boss in Monterrey, Mexico. Code name: Fernando, about 65 years old, an ordinary Mexican, nothing else, nothing more.

In the dream we had a brief but substantial conversation. He wanted me to write a book about his past. “From the very beginning, until the very end”, he said. He has things that he would like to state before he could make statements no more. Things that he has decided to tell everyone, from the ordinary citizen to the top of the top in the Mexican government and drug mafias.

I was not sure if he was joking or if he really meant business. He decided to tell me some highlights of what the book would talk about.

Originally, our friend was a member of the elite parachute troopers of the Mexican Army who were American-trained in South Korea in the seventies. Later on, in different fragments of his professional life, he received specialized training by the CIA and DEA. He was part of the Operation Condor of the Mexican government in Sinaloa, at the end of the seventies.

I think that my skepticism pushed him to be a little more specific about what he could really tell to the world.

He mentioned that we can work on how the son of the Senator Ibarra de Piedra was thrown into the sea from an airplane right outside Mazatlán. Or the murder in 2006 of the Director of the State Police of Nuevo León, Marcelo Garza y Garza, in which two of his bodyguards were involved, he stated.

He also wanted to talk about all the undercover operations in which he participated back in the seventies and eighties in Central American and Caribbean countries on behalf of the CIA, and how he got a couple of bullets in his heaps in an anti-Zeta operation in Guerrero.

He regrets that the American government has more considerations for him that the Mexican government at his age, although the Americans are not very generous, neither.

All his contacts come from his years in the military. The Zetas are a military organization that think and act as military, but with a better, much better pay (US $1600 per week to experienced sicarios). Indeed, today, December the 8th, the Zetas get their aguinaldo (end-of-the-year monetary compensation, very popular in Mexico), and a flow of dollars will cover Monterrey in the following days, “mostly in the puteros (bordellos).” However, most Zetas will go back home for the holidays, and “come back to work” in the very first days of January 2011.

Currently, there are about 20,000 to 30,000 Zeta-men training in the Lacandona Jungle, in Chiapas. A huge Zeta offensive is programmed for January-February 2011 at a national scale. “You have seen nothing yet”, he said, “Monterrey, among other cities across the country, will be the closest thing to hell that you can imagine.” Indeed, during these days, there are serious fighting between the Zetas and the Mexican Army in the Lacandona, but the federal government has not gone public on this.

The Zetas control the Monterrey police, and the state police in Nuevo León, although this last not all the time. Monterrey is an important plaza for the narco gangs in Mexico. He mentioned full names and neighborhoods or territories of the Metropolitan area that these gangs controlled. The people from the Beltrán Leyva gang have their headquarters in the South, by the Carretera Nacional; others like the Mexican Mafia (Mexicans and Mexican Americans that have lived in the U.S. but came to Monterrey to do business and decided to stay to protect certain interests) live here, the Contras (the Chapo people) live there, the Familia Michoacana is over there, and he would mention places in Apodaca, Guadalupe, San Nicolás, Santiago, Santa Catarina, etc.

In a similar way to the Mexican Army or Navy, the Zetas may have good or bad Generals. Therefore, it is difficult to forecast the behavior of this or that Zeta group. Some Generals may be totally corrupt, others would be quite considered towards their troops, others would mind only their own business and others would try to influence other Generals. Each General controls his own territory with his own rules. Some of them are psychopaths: “this guy already has about 130 empozolados (people whose body is cooked in acid to erase evidence of the murder) somewhere in the Grutas de García (Nuevo León), but he says that it is not enough, that he wants to go for the Mexican record… and that is completely sick.”

Fernando could go on and on, with several anecdotes regarding his encounters with Secretaries and Undersecretaries of the Mexican Ministry of the Interior of several governments, his “Gringo” trainers, his confrontations with the Mexican military after he quit the Mexican Army, his phone calls with a special code to Campo Marte to save (or not) lives; or his phone calls to a Zeta commando “the other day that a group of Monterrey policemen arrived to my house to kick the door.” As soon as the Zetas arrived, they insulted the policemen and told them to go and fuck their mothers on the spot. The policemen apologized to their Jefecitos (Little Bosses), the Zetas, because of what they called “a terrible misunderstanding.”

I asked him that who were the worst in this war. He said “The civil authorities and the politicians at a national, state and local levels; they change sides like changing underwear, there is no way to trust these motherfuckers! That is why justice arrives to their ass sooner or later, they have to understand that they need to show respect and loyalty to their owners… or else.”

Next encounter: January 3rd, 2011. In the meantime, Fernando goes to Texas for the holidays with his family.

When I woke up the following morning, I was concerned and sad. Probably, Mexico has arrived to a situation in which two armies and other drug traffickers have gone beyond the no-return point, and an authoritarian, military regime will become the only short-term solution to a chaotic, collapsing, State. And the average American keeps on buying tons of drugs at an accessible price. Can’t we, Mexicans, create a certification process of drug consumption for the U.S., for example?

Yes we can, but there is not enough huevos to talk to the eye to Uncle Sam. Not in the current administration at least. They just follow American government’s orders from a binational perspective, when the core of the problem is transnational.

Sweet Dreams, indeed.

Tuesday, November 16, 2010

20 billones

El pasado jueves 4 de noviembre salió un anuncio en el periódico El Norte donde la Procuraduría General de la República (PGR) anuncia una recompensa a quienes “proporcionen información relevante y útil (sic) que coadyuve eficazmente (sic) para dar con el paradero de catorce menores de edad, así como para la localización, detención o aprehensión de los probables responsables de los delitos de tráfico de menores y delincuencia organizada”. (Para mayor información sobre lo que sucedió en Casitas del Sur y cómo estalló el escándalo de los niños desaparecidos, favor de echarle un vistazo a un artículo del Universal del 22 de junio.)

El desplegado de media página del 4 de noviembre es firmado por la PGR, la Secretaría de Defensa Nacional, la Secretaría de Seguridad Pública, la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Marina. Se ofrece un total de “15,000,000 millones de pesos” por la información concerniente al hallazgo de los menores y “5,000,000 millones de pesos” por la información útil para atrapar a los tres sospechosos de traficar con los menores.

El único detalle aquí es que si sumamos ambas cifras se llega a un total de 20 billones de pesos. Esto es, 20 millones de millones de pesos. O sea, aproximadamente 6 veces el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2011. De ese tamaño lo ofrecido por los angelitos…

¿En manos de quién está la búsqueda, hallazgo y futuro de estos niños? ¿En manos de alguien que no sabe ni redactar una cifra en un triste desplegado de periódico y que cuenta con “todo el apoyo” de las instituciones que supuestamente abarcan el monopolio del uso de la violencia legítima del Estado mexicano? ¡¡Por el amor de dios!! Pobres niños…

Y así nos podemos seguir, día tras día con noticias de corte surrealista, más que espectacular: el 16 de noviembre aparece también en El Norte que tan sólo el 0.18 por ciento de las multas que ha impuesto el gobierno federal a funcionarios corruptos o por daños causados al erario se han podido cobrar. Esto es, sólo se han cobrado 74 millones de pesos de los 40,000 millones dictaminados en los últimos 18 años. El pago del resto se encuentra atorado en litigios o de plano ignorado al 100%. O también la tan cacareada y realista cifra de que no más del 2-4 por ciento de los casos policiacos son resueltos en nuestro país, mientras que en los E.U. es justo lo contrario, no más del 5 por ciento queda sin resolver. O la tétrica cifra de que 8 de cada 10 mexicanos que salen de la secundaria tienen dificultades para multiplicar. O el hecho de que se tiene al ejército en las calles para que los norteamericanos dejen de meterse quién sabe cuántos tipos de drogas en su cuerpo y no pase absolutamente nada al respecto, con excepción de unos 30,000 muertitos y contando, en una guerra sin sentido y sin posibilidades de victoria para el Estado mexicano.

Mi punto es el siguiente: el Estado mexicano no es un Estado fallido, sino un Estado colapsante. Sus fallas son generalizadas y sistemáticas. Ciertamente no se originan con la llegada de Calderón al poder, no obstante se acelera de manera brutal con la iniciativa del Presidente de combatir al narcotráfico con el ejército y de manera frontal, sin mucha inteligencia que digamos. Cada acto de barbarie por el narcotráfico se celebra en círculos oficiales bajo la torcida lógica de que la estrategia está funcionando, ya que de otra manera los cárteles no reaccionarían de manera tan violenta; mientras que el consumo y el precio de las principales drogas en el mercado norteamericano no cambian lo suficiente para ofrecer resultados reales que alienten a creer que la lucha armada pueda llegar a un fin digno.

Las políticas fallidas de un Estado colapsante como el mexicano se inician en su era neoliberal, hace más de 24 años, cuando se hace a un lado prioridades otrora esenciales para el desarrollo del Estado mexicano en su conjunto (y no sólo que beneficiase a algunos intereses poderosos, como ocurre en la actualidad), como la educación, la salud, la alimentación, la vivienda y una política coherente de distribución del ingreso. Ahora se vive la culminación de años y años de negligencia institucional y de un falso patriotismo macroeconómico (actitud más ingenua que maliciosa, para ser exactos) que benefician a los accionistas de Nueva York y Europa y uno que otro vival mexicano y que empeoran la situación nacional de manera diaria.

De ahí la importancia de entender la diferencia: un Estado fallido puede jamás detectarse formalmente de manera ex ante, tan sólo de manera ex post. Un Estado colapsante se puede detectar a tiempo y eso lo entiende muy bien los Estados Unidos. Hillary Clinton anda feliz de la vida diciendo que hay narcoinsurgencia en México y que los Estados Unidos puede hacer algo al respecto. La narcoinsurgencia encaja perfectamente en una lógica de Estado colapsante, pero no en una lógica de Estado fallido. En un Estado colapsante, donde el Estado literalmente se está cayendo a pedazos, la narcoinsurgencia puede tener solución: la cada vez mayor incidencia de los estadounidenses en nuestros asuntos de Seguridad Nacional. Mientras que en un Estado fallido no hay nada que hacer, nada que rescatar. De ahí lo inútil de debatir sobre si el Estado mexicano es fallido o no lo es. Pura pérdida de valioso tiempo.

El México de Don Porfirio fue un Estado colapsante durante sus últimos 15-20 años. Se convirtió en fallido en cuanto triunfa la Revolución Mexicana. Siempre con la intervención de la Embajada estadounidense, como ya es costumbre en nuestra historia tan llena de héroes muertos. ¡Pobres habitantes de las casitas del Sur… tan lejos de dios y tan cerca de los Estados Unidos!

Saturday, October 30, 2010

Cuatro Mucho Bueno Immigration Websites

I would like to highlight some important research work that has been published recently by four institutions that do U.S. immigration-related research with strong enmphasis on Mexican/Hispanic issues.

The first one is the Pew Hispanic Center. Its section of Publications on Immigration offers the most updated and accurate research work on Hispanic immigration in the United States. This section focuses “specifically on trends in migration flows, the characteristics of the foreign-born population and attitudes towards immigration policy issues.”

Recent research include: After the Great Recession: Foreign Born Gain Jobs; Native Born Lose Jobs; Illegal Immigration Backlash Worries, Divides Latinos; Hispanics and Arizona’s New Immigration Law; Latinos and the 2010 Census: The Foreign Born Are More Positive; Statistical Portrait of Hispanics in the United States, 2008; Mexican Immigrants: How Many Come? How Many Leave? and Mexican Immigrants in the United States, 2008.

The Migration Policy Institute, which defines itself as an “independent, non partisan, nonprofit think tank dedicated to the study of the movement world wide,” offers a whole set of intelligent and objective works that bring highly valuable information and analysis into the U.S. immigration debate.

Recent research include: Migration and Immigrants Two Years after the Financial Collapse: Where Do We Stand?; Still an Hourglass? Immigrant Workers in Middle-Skilled Jobs; The Demographic Impacts of Repealing Birthright Citizenship; DREAM vs. Reality: An Analysis of Potential DREAM Act Beneficiaries; The Impact of Immigrants in Recession and Economic Expansion; and Protection through Integration: The Mexican Government's Efforts to Aid Migrants in the United States. Not to mention Francisco Alba's Mexico: A Crucial Crossroads.

In the Urban Institute’s “Immigrants” section you may find the work of immigration experts who have “analyzed immigrants' contributions to the labor force and the economy, tracked fast-growing immigrant communities, studied the effect of No Child Left Behind on immigrant children and English Language Learners, and surveyed foreign-born households’ health, well-being, and economic mobility.”

Recent research include: Metrotrends: Immigration and Employment; Five Questions: Rosa Maria Castaneda on immigration raids and their effects on children and communities; Children of Immigrants: 2008 State Trends Update; Decision Points 08: Unauthorized Immigrants; and Thumbs Off the Scale: Evidence-Based Studies of the Impacts of Immigration.

Finally, in the website of the International Network on Migration and Development you may find high quality research on Mexican migration in the United States from a multidisciplinary perspective. Highly recommended its books and journal sections; material can be found in English or Spanish. You may even find little wonderful jewels, like Steven Vertovec’s Migration and other Modes of Transnationalism: Towards Conceptual Cross-Fertilization, for example.

With exception of the Pew Hispanic Center and the Urban Institute websites, you really need to have developed browsing skills to deal with the other two websites. If you do not have them, no problem, this is a great and fun opportunity to develop them.

Tuesday, October 5, 2010

Strategies? Do You Really Want to Learn About Strategies? Let´s Talk About the Center for Immigration Studies.

Talking points of the presentation of Dr. Gustavo Cano in the Foro Nacional para la Construcción de una Política Migratoria Integral y Democrática en el México del Bicentenario. Morelia, Michoacan, Mexico. September 24, 2010.


* The Center for Immigration Studies (CIS) defines itself as an “independent, non-partisan, non-profit, research organization,” that provides “immigration policymakers, the academic community, news media, and concerned citizens with reliable information about the social, economic, environmental, security, and fiscal consequences of legal and illegal immigration into the United States.”

* It was founded in 1985, and in the last 25 years it has gone from an average anti-immigrant organization to the most influential conservative, anti-immigrant think tanks in the United States.


* Other way to define the CIS is an anti-immigrant organization that is very well organized, well financed, and that has very well defined targets, that chooses its battles in a very smart way, that plans in a very meticulous way how to affect migration-related public policies, and most important of all: the CIS tells you “how you should think about and approach the issue.”


1.- The CIS defines very well its targets: Congressmen, members of the Senate, the academy, the donors, the media, and the people, mostly U.S. citizens.

2.- The CIS uses certain tactics and “mantras” to push over its speech all over the place, all the time:

** The CIS tends to cover their anti-immigrant aims through a persuasive pro-immigration speech.

** The CIS’ position in its writings is that of a minority taking the position of the majority.

** For the CIS the American future and present are both in danger because of immigration flows and policies. Indeed, the future can be solved in the present, with the right kind of anti-immigrant policies.

** Illegal immigration is a crime, period.

** There is a master use of the U.S. media to touch average U.S. minds about all the negative aspects of immigrant population living in the U.S.

**The CIS makes no distinction between “consequences” and “potential consequences” of the immigrant’s presence in U.S. soil.

**The CIS makes a constant emphasis about the “Mexican immigrant” component, whenever referring to illegal immigration.

3.- The following could be labeled as the CIS’ main strategic virtues in its struggle against immigration:

** The CIS is consistent about the negative aspects of immigration, all the time, all the topics, all the way up.

** It is very clear to them that everything is “about location, location.” They have their headquarters in Washington D.C., and they take advantage of that in every single way.

** They exert in a skillful way something called strategic, outcome oriented, thinking.

** They have full time personnel and researchers.

** They have full time targets.

** They have clear goals.

** They have a well established and stable flow of financial resources.

** They give follow up to everything, every issue, every actor, every news, every law initiative, every action from any major pro-immigrant group or think tank… Generally in a timely fashion.

** They are forming a school of followers among U.S. undergraduate and graduate students.

** They use the media in a masterful way to spread half-truths and half-lies about immigration in the U.S.

** They know very well how the political system and its relationship with the media work.

** They have become a XXI Century Anti-Immigrant Talking Points Machine.

4.- The CIS processes reliable information into new information that seeds the doubt about the credibility of reliable information sources. The logic is beautiful: our stuff is valid because it came up from reliable, public, sound information. This new information, which offers new perspectives on immigration issues, contradicts information that otherwise would be considered reliable information. The doubt is born. Naïve migration scholars, mostly the young and even the foreign, take the new information as is, without further verification, and consider it as a 100% reliable information. The job is done.

5.- The CIS has a very complete agenda of immigration issues, practically nothing escapes to the black hole: they defend the Arizona’s anti-immigrant law; they label immigration as a security threat to the U.S.; they also assert that immigration is a threat to U.S. national identity; they state that the struggle against immigration is the equivalent to a Second U.S. Civil War; they are against giving U.S. citizenship to the children of undocumented immigrants (“illegal immigrants”); they use frequently all-inclusive remarks to expose their arguments: “Everyone agrees that Arizona has a huge illegal immigration problem;” they assert that immigrants steal jobs to the youth and low-skilled workers; immigration costs are more expensive than benefits to the government and society, in the present and in the future; immigration is not sustainable in fiscal terms; the Mexican consular ID is a shield that protects criminal activity in the United States; etc.


Indeed, very successful the compadres from the CIS.

* CIS flow of half-truth/half-lies information shows strong progress in dividing the academic community in the U.S. regarding the discussion about the true advantages and disadvantages of legal and illegal immigration. It’s like creating two sets of truths, that of the CIS and that of real, scientific work in the Social Sciences.

* I have the impression that the CIS is little by little making significant progress in the media battle with other serious research centers or think tanks, like the Pew Hispanic Center, the Migration Policy Institute, the National Immigration Forum, or the American Civil Liberties Union.

* CIS’ information circulates among influential decision makers in Washington D.C. The mission is two folded: first, the CIS offers “bold” data for anti-immigration conservatives to make their points in the legislative work in the U.S. government and, second, the CIS seeds the doubt among the center-liberal/conservative group in the legislative branch. Center-Republicans and Conservative Democrats are the main target here. Every Congressman or Senator that pays attention to whatever the CIS has to say is touched in a meaningful way. The Directors of the CIS also testify at House hearings, by the way.

* The results of the CIS work are amazing if we consider that what they offer, at the end of the day, is nothing more and nothing less than half-truths and half-lies. They just master the media and have a very clear and efficient strategy to spread their stuff in the minds of the average politician, the average scholar, and the average citizen of the United States.

What can Mexican immigrant organizations learn from all this?

* Everything, with exception of making their point through a strategy of half-truths/half-lies. Here what matters is precisely the “how.”

* It is important for organized Mexican immigrants to understand that, in order to survive in this information war and to deal with a growing anti-immigration wave in the U.S., they have to create full time organizations, with well defined targets, stable funding resources, and have a well defined media strategy.

* I personally think that all that immigrant coming and going among local, state and federal Mexican authorities bring poor political results to the Mexican community that lives in the United States; in the sense that if the community wants to do progress in the U.S. (to live the Mexican Dream in the United States, and certainly not the American Dream), they need to address their problems in the United States, they need to solve their problems with all the set of tools that are available to them in the United States, they need to understand how the political system and society work, they need to take the bull by the horns in U.S. soil. Nobody can deal better with the issues of Mexican undocumented immigrants than organizations of undocumented immigrants, not even Mexican American or Chicano organizations. Certainly these organizations should be part of the effort (as well as other non profit pro-immigrant American organizations), but the solution and the strategy must come from the Mexicans themselves, the ones who live and work in the United States.

* Yes we can.

What’s New in the "Immigration Research Now" Website?

There have been some changes in the last 12 months in the Immigration Research Now website. Here you have a brief update of the changes:

Weekly News
Here you can find the most important immigration news from various sources, grouped by week, from January to April, 2010. It includes Spanish and English news from American newspapers.

LINKS: U.S. Immigration
LINKS: The European Perspective
Here you can find updated links to websites related to U.S. and European immigration. First by alphabetical order, then by subject: Government agencies / institutions, immigration news, organizations, research centers and think thanks, research sources and resources, and workshops and working groups.

Here you can find a transnational approach to the U.S. – Mexico transnational crime dynamics. Mostly articles focused on the drug war from both sides at the same time. Transnational crime in English (the U.S. perspective), and Crimen transnacional in Spanish (the Mexican perspective).

Dream TeamThis is the gallery of collaborators. A terrific group of Mexican and international students that are making this project a vibrant reality.

The institutional sponsors of this academic effort are the Mexico-North Research Network (Washington D.C.) and the Universidad de Monterrey (Monterrey, Mexico).

Tuesday, September 14, 2010

El lugar donde Homero Simpson es feliz

Bienvenidos a México, el país donde no es necesario razonar. Es muy interesante la poca importancia que se le da al desarrollo de la educación por parte de la clase gobernante, ver cómo esta pobre atención lleva años generándose y darse cuenta que es uno de los principales motivos para que la emigración de mexicanos de cualquier clase social sea tan profusa en la actualidad.

Me explico.

La desatención de la educación por parte de la clase gobernante en México no es cosa hoy, ni de que “a partir de Lujambio y la Doña” pues todo está del cocol. No. Esto viene desde la segunda mitad de los ochentas, cuando el esquema neoliberal se echó a andar en nuestro país. La idea era más ingenua que clara: las prioridades del país se orientaban hacia el manejo de la deuda externa y crear las condiciones propicias para que la iniciativa privada, tanto nacional como extranjera, reactivaran la economía mexicana, haciendo a un lado paulatina, pero constantemente, la intervención gubernamental en el desarrollo económico del país, lo cual incluía sectores estratégicos de desarrollo, como la educación a nivel nacional.

La lógica era que, conforme el país se fuese desarrollando económicamente, el nivel de ingreso de los mexicanos en general iba a incrementarse de tal modo que las necesidades básicas de cualquier ciudadano serían cubiertas: educación, salud, alimentación, vivienda, etc. Esto es, el mexicano promedio iba a ser financieramente capaz de escoger dónde enviar a sus hijos a educarse, dónde vivir, dónde atender su salud, qué comer. En el caso de la educación, si los padres no podían enviar a sus hijos a una escuela privada, las escuelas públicas estarían más o menos listas para atender la demanda con la calidad requerida para que un factor trabajo calificado respondiese de manera eficiente a la demanda generada por un capital creador de empleos. Si no se pensó eso, se debió haber pensado en eso. De todas maneras, el futuro era maravilloso, sin lugar a dudas. Un planteamiento neoliberal al fin y al cabo.

Como resultado de este razonamiento dogmatizado, enormes cantidades de recursos dejaron de canalizarse al sector educativo y se hizo a un lado la modernización de los programas educativos que, generación tras generación, los mexicanos han ido más o menos asimilando. En realidad, se dejó todo en manos del futuro, un futuro en el que todo se arregla solo y la educación no es un sector estratégico para el desarrollo del país. Todo se iba a corregir en el margen. Ingreso marginal igual a beneficio marginal menos costo marginal a través del tiempo y del espacio. Un poco de fe y todo iba a salir a pedir de boca. Que poco importe la historia y la independencia ideológica de un país ante la exigencia urgente de modernización globalizante y, en este caso, mal planeada.

Y poco a poco empieza a surgir la nueva realidad educativa del mexicano. Fidel Castro señaló hace algunos años que los niños mexicanos conocían mejor a los personajes de Walt Disney que a los héroes de la independencia. Hace algunos días la propia Secretaria de Educación Pública reconoce que 8 de cada 10 niños mexicanos obtendrían una nota reprobatoria en sus conocimientos de historia mexicana. De la patada también en español y matemáticas.

¿Cuál es el problema aquí?

Bueno, los problemas van de lo micro hasta lo macro, pero son generalizados. En lo micro, la evidencia es desparramante y le cuesta al país miles de millones de pesos al año: una mesera de Sanborns que no sabe la diferencia entre una gelatina tibia y una fría; el vigilante que no vigila nada, ni sabe hacer otra cosa, ni le interesa saber otra cosa; los espectaculares con faltas de ortografía; los anuncios que “solisitan” personal responsable y trabajador; las instituciones que tienen de puro adorno los equipos que detectan incendios y nadie se queja al respecto porque no conocen la importancia de que dicho equipo funcione adecuadamente; de la chica que atiende el stand de palomitas en el cine y que no sabe ni formar una fila entre sus clientes; de las instituciones educativas que desconocen que fumar en publico es un problema de salud pública y no hacen respetar sus propios espacios asignados para fumadores; de los fumadores que dicen que pueden fumar en todos lados porque si no lo hicieran se estarian violando los derechos de los fumadores (!); los presidentes que afirman que el narco es el actor que verdaderamente viola los derechos humanos en el país cuando, por definición, las únicas instituciones que pueden ser acusadas de violar los derechos humanos son las gubernamentales; los que se suben a manejar después de haberse echado unas copitas nomás; los que venden boletos en las taquillas del teatro del IMSS y que quieren propina por darle un buen lugar a uno; los lavacoches que le rayan el coche a uno si no se les da propina; las miles y miles de familias que les dan Coca Cola a sus hijos en lugar de leche; señoras deportistas en colonias de alta y rancia alcurnia que sacan a pasear al perrito al parque de la colonia y éste se echa un cake justo debajo del letrero que dice que queda prohibido que los perritos se echen cakes en el parque; los desgrasiados que uno se encuentra circulando en sentido contrario y que se enojan porque no se quita uno de su paso; etc. El tiro de gracia: el sistema judicial en México es de juguete, donde la única justicia que se le hace a los asesinados es enterrarlos, donde los reos salen y entran a voluntad y donde ya ni la justicia se puede comprar, si no pregúntenle al Jefe Diego.

Por el lado macro, resulta que, en la medida de que hay cada vez mayores índices de educación deficiente en la población, pues la mentada y prometida inversión extranjera no llega al país. La inversión altamente redituable en tiempos de la globalización requiere de un mínimo de educación para que ésta eche raíz en el aparato productivo, sobre todo la que lleva consigo altos niveles de transferencia tecnologica. México va en picada en indicadores educativos y la única inversión extranjera que está interesada en echar raíces es la que requiere de una población que tan sólo sepa apretar botones de colores en una maquinota, justo como Homero Simpson.

Y así nos podríamos seguir ad nauseam. Ante tal secuencia de lamentables hechos a través del tiempo y del espacio… ¿a qué se quedan los mexicanos en México? Los que pueden se están yendo, los que no, pues no (por lo mismo), pero esto ya está alcanzando dimensiones apoteóticas. ¿Qué se puede hacer al respecto? ¿A alguien se le ocurre algo?

Mientras pensamos, le informo, apreciable lector, que este artículo contiene cinco faltas de ortografía. Si usted, al haber leído este escrito, no las detectó, entonces ya es miembro de la mayoría mexicana que, al igual que Homero Simpson, tiene preocupaciones más importantes en la vida que intentar comunicarse de manera entendible. De nada Lujambio, de nada Doña.

Sunday, August 29, 2010

La justicia ya no se compra en México

En efecto, por más dinero que se tenga, la justicia ya no se compra en México. De ahí el éxodo de mexicanos al extranjero de las clases acomodadas. Desconozco si es un éxodo masivo, pero en los estados del norte del país, la gente pudiente, si en verdad puede, se va del país.

Generalmente, los niveles de corrupción e impunidad son altos en México, pero últimamente el ejercicio cotidiano de la corrupción ha sido superado por la dinámica de guerra que se desenvuelve a pasos agigantados en nuestro país. Esta dinámica provoca que ciertas acciones de la sociedad y el gobierno se empiecen a ver como normales y lógicas ante una sucesión de acontecimientos lamentables.

Por ejemplo, en Monterrey, los bombazos, asesinatos, secuestros, balaceras, levantones y patrullajes militares y de instituciones privadas son cosa de todos los días. En Tamaulipas el asunto está todavía peor. El norte del país, desde Tijuana hasta Matamoros, se ha convertido en tierra de nadie. Antaño era una costumbre aceptada por la sociedad que la justicia se llevase a cabo con prontitud y eficacia en la medida de que se pudiese pagar por ella. Así funcionaban las cosas.

En la actualidad el dinero vale poco para hacer justicia. Los intocables (gobernadores, presidentes municipales de ciudades importantes, diputados, senadores, funcionarios públicos de elite, generales, millonarios, empresarios poderosos tanto mexicanos como extranjeros, el Jefe Diego, el cuerpo diplomático acreditado en nuestro país, etc.) ahora ya son tocables y eliminables. El dinero ya no sirve para protegerse de las dinámicas de guerra, entonces los pudientes se espantan y se van a vivir a Texas, California, Nuevo México y hasta Arizona. Cuando ellos se van, se llevan a sus familias y su dinero. Lo cual es una verdadera lástima, ya que estas personas son gente brillante y hábil para sacar adelante al país. Vil sangrado de capital humano y financiero, por plantearlo de alguna manera.

La decisión se toma relativamente rápido y de manera eficaz: la familia y el dinero se van a los Estados Unidos de manera inmediata y la cabeza de familia se da una vueltecita semanal a México a atender los negocios, con guaruras, carros blindados y toda la cosa. La otra decisión, la de regresar a México, ésa va a tomar tiempo considerarla y llevarla a cabo. La familia debe estar convencida de que las cosas han regresado a la normalidad en México y que es relativamente seguro volver a vivir en el país. Mientras se toma o no la decisión de regresar, los niños van a escuelas gringas, se empieza a apreciar un verdadero clima de estabilidad y seguridad en una sociedad un poco ajena, aunque no mucho, a decir verdad. Empiezan a surgir la oportunidad de hacer business en los Estados Unidos y paulatinamente la familia y el capital echan raíz en los Estados Unidos.

De manera paradójica, muchos de los businessmen que tienen a sus familias viviendo en los Estados Unidos, son los que forman parte de empresas e instituciones que pagan desplegados en periódicos donde le piden al Presidente que envíen mas tropas a la ciudad. ¡Más batallones y Mexican Marines por el amor de dios, Señor Presidente! Algunas empresas tienen sus propios cuerpos de seguridad que patrullan las calles que de vez en cuando son agredidos, levantados y asesinados por los sicarios a la orden del cartel de moda en la ciudad. Entonces, la empresa saca sus propios comunicados de prensa (generalmente todos chuecos e incompletos) y adopta el mismo modus operandi de las autoridades locales, estatales y federales: desinformar a la ciudadanía mediante la creación de una realidad propia, completamente ajena a la realidad real. ¿Al cabo que quién va a investigar si lo que decimos es verdad o no? ¿A quién le importa? De no ser por una que otra aportación de la ciudadanía vía las redes sociales y una que otra agencia independiente (¿El Blog del Narco?) y de las acciones tomadas contra viento y marea por algunos familiares de las víctimas para aclarar lo que en realidad pasó… Nadie dice o hace nada.

Y no es para menos. ¿Quiénes son los malos aquí? ¿Únicamente los narcos? ¿Las policías infiltradas por tal o cual cartel? ¿Uno que otro general comprado? ¿Funcionarios federales o estatales coludidos con el crimen organizado? ¿El taxista que la hace de halcón? ¿Los miembros del ejército que violan los derechos humanos de los mexicanos o que plantan armas en las manos de inocentes después de asesinarlos? ¿El policía que aparece en la narco nómina o que arresta sicarios y en lugar de llevar a los arrestados al Ministerio Público los entrega a grupos rivales? ¿El narcovecino? ¿Los ninis armados hasta los dientes? ¿Los que compran y venden ciertas plazas de la PGR por quinientos mil dólares? ¿Los gringos que se meten todo lo que pueden en la nariz o las venas? ¿Los comerciantes de armas de Arizona y Texas? ¿Los asesores gubernamentales norteamericanos que hacen y deshacen en México cosas que ni en sus peores pesadillas harían en los Estados Unidos? ¿Quién carajo son los buenos, pues?

Mientras, la verdad, tenemos un presidente que es muy honesto y sincero: Esto se va a poner peor de violento. El ejército no regresa a las barracas mientras yo esté en el poder. No sabíamos en la que nos metíamos, no calculamos la respuesta tan fuerte del narco ante nuestras iniciativas de combate al narco. Desgraciadamente la honestidad no basta a estas alturas del partido. Hay que tomar acciones que brinden resultados.

La ciudadanía en general percibe que la estrategia actual no sólo no brinda resultados, sino que ha empeorado las cosas. ¡A grado tal que ya ni la justicia se puede comprar en este país! ¡Ave María Purísima! Conforme la sociedad haga a un lado el contrato social con el gobierno y empiece a tomar medidas correctivas bajo iniciativa propia, en ese grado el Estado es un Estado fallido, aunque yo actualmente prefiero el término de “colapsante”. Todo mundo dice y trata de hacer lo que puede en la tierra de nadie. De ahí que muchas personas inteligentes y con dinero abandonen el país. No los culpo, nada más que ahí les encargo que no anden firmando desplegados de que le echen más ejército al problema. Valiente lío.

Monday, July 5, 2010

México desde afuera de un edificio grandote e inteligente II

Ahora que estoy en el Distrito Federal he tenido la oportunidad de conversar con personas y personajes muy interesantes. Gente que no veía desde hace 15, 20 o más años. Por ejemplo, el sábado pasado tuve a bien ir a la parte vieja de la librería Ghandi a comerme unas deliciosas flautas de pollo. Y ahí me encuentro, como es costumbre, al buen Genaro. Él es mesero del Café Ghandi desde 1982, un año antes de que yo llegase al D.F. a estudiar economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Sobra decir que el buen Genaro es todo un personaje: “No fui luchador porque mi mamá no me dejó”, afirma sin empacho, no obstante puede platicar innumerables anécdotas de sus tiempos de saca borrachos en bares finos allá por el bello y nunca lejano Morelos. Sus conversaciones son siempre vivas y cuando hace referencia a otras personas lo hace mencionando nombre y apellidos. Genaro ha sido testigo del florecimiento y decadencia del México neo intelectual del triángulo de las librerías del metro Miguel Ángel de Quevedo. Con Genaro, ciertamente uno puede repasar minuciosamente la clientela que llenaba la cafetería por las tardes y noches entre semana o el sábado: el grupo Durango, los enjundiosos jugadores de ajedrez, los hijos rebeldes de políticos del sistema que acabaron siendo fieles peones del sistema, los fresas del ITAM que trataban de buena fe e ingenuamente sacar una revista estudiantil de corte político, los verdaderos intelectuales de café, los retro revisionistas marxistas que tenían mucho cuidado de no ser confundidos con los Troskisto-Kahlistas, etc.

También se pueden repasar con Genaro chistes de todo tipo, época y tono; él hace referencia simpática al chilango como género poblacional (ni él ni yo somos chilangos, no obstante yo me considero un orgulloso hijo de padres chilangos), además de impartir una cátedra sobre toda una gama de “bromas” que pueden hacer los meseros a sus clientes, la mayor parte inofensivas. La plática con Genaro me trae a la mente otras pláticas que he tenido con meseros, meseras y parroquianos en el DF. De una u otra manera, surgen en las conversaciones matices de lucha de clases y ciertamente de política de todo tipo, ya sea a favor o en contra del Peje o exponiendo diferentes niveles de animadversión contra Calderón o de cómo el problema del narco, después de todo, no es tan grave. (!)

El otro día fui a cenar al Café Trevi, al lado de la Alameda, y junto a mi mesa hubo una sesión de trabajo de algunos dirigentes de la CNTE: fue un viaje de 45 minutos a las asambleas sindicales de hace 40 años, con vocabulario de la Guerra Fría y toda la cosa (no obstante es muy respetable la lucha de la CNTE, que mi opinión al respecto quede clara). En Monterrey, que es la ciudad donde actualmente radico, la política fuera de lo estatal y lo local queda fuera de la conversación y definitivamente es muy, pero muy difícil hallar gente del pueblo que tenga opinión sobre la explotación del patrón sobre el asalariado. No obstante, abunda la conversación sexista y machista que tiende a hacer menos a la mujer, algunas veces profesada por las propias mujeres. En mi experiencia, eso uno no lo halla con tanta facilidad en el D.F., gracias a dios.

Entrando a otro tipo de conversación, también he tenido la inapreciable oportunidad de platicar con lo que yo llamo la intelligentzia del ITAM. Un muy selecto grupo de ex profesores en mi alma mater que de vez en cuando paso a saludar y platicamos de todo y de nada. Los temas incluyen, por ejemplo, discusiones sobre la responsabilidad social del ITAM ante el desastre de país que actualmente tenemos (en efecto, lo que yo identifico como intelligentzia tiene una conciencia muy sólida sobre el desastre que actualmente estamos viviendo como país, lo cual no quiere decir que se sientan responsables de nada); sobre los requisitos tan rigurosos que unos ungidos tienen que pasar para formar parte de la elite que en teoría controla el flamantemente nuevo Centro de Inteligencia de la Policía Federal y sobre la institución extranjera que está a cargo de constituir y formar a dicha elite en dicho centro; sobre la necesidad de que el ITAM produzca políticos de la categoría de Salinas: que sepan exactamente lo que quieren y que no les tiemble la mano a la hora de sacar adelante al país, actuando, en la medida de lo posible, dentro de un marco de impecable legalidad; sobre la filosofía salinista de no dar paso sin huarache y de su máxima destrabadora de problemas en los tres niveles de gobierno: Todos tienen cola que le pisen, absolutamente todos.

Sobre la falta de conciencia social que ni por equivocación le fue inculcada al estudiante promedio del ITAM que ha egresado de la institución en los últimos 30 años; sobre toda la gama de imperfecciones que está generando en el mercado la falta de una educación elemental de la población promedio del país desde hace 25 años y sobre lo que se puede o no hacer al respecto; sobre la urgencia de echar a andar políticas educativas eficientes y sobre la gran indiferencia que la mayor parte de la clase política mexicana muestra al respecto.

Sobre la aplicación de un régimen neoliberal a medios chiles, que hace lo que ni Estados Unidos haría en sus momentos de máxima desesperación en pro del libre comercio, que sistemáticamente protege intereses particulares en detrimento de los intereses nacionales (Fobaproa, Doña Elba, evasiones fiscales a gran escala por grandes compañías, ganancias libres de impuestos con capital especulativo) y que también ha generado una cantidad brutal de subsidios para ir mal parchando una creciente pobreza en el país. Sobre la responsabilidad crucial ante la realidad de México de los 4-5 Secretarios y 14 Subsecretarios itamitas que actualmente laboran en las secretarías de estado más importantes del país.

Sobre algunas de las imperantes razones de Calderón para que decidiese sacar al ejército a las calles en cuanto llega al poder (Calderón recibe información de varias agencias extranjeras de inteligencia acerca del verdadero poder del narco: las policías del país están completamente infiltradas por los capos, tanto a nivel estatal, como a nivel local). Sobre cómo el ITAM se ha convertido en un “Ministerio sin Cartera Transexenal” que sigue formando a la elite mexicana sin un claro rumbo de política social y en cuyos pasillos de este ex convento jesuita se palomean, desde hace casi 30 años, matices y matrices de política pública que determina el curso de la vida de millones y millones de mexicanos, sin que la mayor parte de éstos se den cuenta del proceso. Sobre cómo algunos profesores del ITAM le aplicaron el cariñoso mote de “El Pitbull” a un funcionario actual de comunicación social de una de las subsecretarías de gobernación, que por razones mas que obvias. Y de cómo la "Duquesa" hace lo que se le pega la gana en los pasillos del Depto. de Ciencia Política.

Finalmente, están las conversaciones con las damas que bien tuve a conocer hace 20-25 años en la gran urbe mexica y que en la actualidad tengo el privilegio de volverlas a localizar y platicar con ellas. Aquí es donde uno entiende a la perfección eso de que "no es lo mismo los Tres Mosqueteros que veinte años después" y cómo eso se aplica a toooodos los y las mosqueteras, sin excepción. Dichas conversaciones, completamente priceless, definitivamente no encajan en un blog. Mejor escribo un libro.

Wednesday, June 30, 2010

México desde afuera de un edificio grandote e inteligente I

Actualmente estoy realizando una estancia de investigación en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en la Ciudad de México. Voy a aprovechar este espacio para redactar por lo menos unas seis inserciones y platicar sobre lo que se vive, pero que no cuenta en términos de investigación académica. Esto es, ¿qué sucede allá afuera en la Ciudad de México, en cuanto acabo mis jornadas de trabajo o durante los fines de semana?

Este esfuerzo de redacción sobre lo cotidiano surge principalmente porque considero que la Ciudad de México es una de las ciudades más interesantes y hermosas del mundo. Y sobre lo hermosamente interesante, uno no puede simplemente dejarlo pasar así nomás, sin verlo, ni sentirlo, sino que hay tratar de entenderlo y, sobre todo, disfrutarlo. Al mismo tiempo trataré de ser objetivo, una especie de testigo silencioso y “redactante” sobre lo que veo y vivo. A veces es posible que mis comentarios no sean del todo agradables (nice) o incluso se verá que hasta ando inventando palabras, pero eso también es parte de la esencia de lo hermoso.

Bueno, empecemos con los perros que viven atrás de la entrada principal de la SRE, sobre la calle de Independencia. El Panzón, la Chiquita y el Cortino. Unos personajes maravillosos. De hecho, cuenta la leyenda que el Panzón recogió (o invitó a vivir con él) en su momento al Cortino y a la Chiquita. En efecto, un perro que recoge perros. Le dicen el Panzón porque desde que estaba cachorrito, pues ha estado bien panzón y cuando quería correr, pues se caía de panzón. Por eso le pusieron el Panzón. Tanto el Panzón como la Chiquita son perros cuyo pedigrí es prácticamente inrrastreable. Digamos que son un par de perros cafés y grandes, ya madurones (la Chiquita ya ha de andar en los 11-13 años). El Cortino es una cruza de Cooker Spaniel con callejero, así que en realidad parece un Cooker gigante, blanco con manchas cafés y lleno de pachones de pelos por todos lados.

El Panzón también es famoso porque, a veces, sus dueños como que medio sospechan que les toca ya una guarapeta de rompe y rasga con el alcohol y entonces deciden colgarle en su collar al Panzón las llaves de la bodega de la que en teoría son responsables. Ellos saben perfectamente que el Panzón nunca va a soltar las llaves a personas ajenas al establecimiento y así sus dueños pueden entrarle duro y tupido al placer etílico. Los tres perros aparentemente identifican inmediatamente cuando los transeúntes andan drogados y empiezan a ladrarle como desquiciados. A los borrachitos no les ladran, a menos que el borracho quiera patearlos, con lo que la situación cambia en cuestión de segundos y le sacan los dientes a la primera de cambio.

Muy cerca de donde vive el Panzón & Co. está Chinatown, que mas bien es Chinastreet. Un lugar muy curioso, con restaurantes que fueron muy buenos otrora, pero como que ahora la calidad de la comida ha sido sacrificada en aras de mantener el precio o definitivamente he tenido mala suerte en mi selección de platillos y establecimientos. Hablando de calidad que deja que desear, es impresionante el hedor que circula a todas horas en el primer plano de la ciudad. Uno está comiendo, por ejemplo, en el Sanborns de los Azulejos, o en el Cardenal de la calle de Palmas o en La Ópera Bar o en el Café Tacuba o en la Churrería el Moro (que se acaba de incendiar) o en un café de chinos en el centro y la pestilencia del caño definitivamente es una constante bastante triste. Hace poco, un ex combatiente de Vietnam en el Bazar de San Ángel me comentaba que esa pestilencia se daba porque apenas comenzaba la temporada de lluvias y como que se reavivaba la pestilencia con las primeras lluvias, pero que después el agua se llevaba el hedor y todo se arreglaba solo.

Espero que esté en lo correcto, ya que si eso no sucede, definitivamente la otra teoría resultaría más lógica: La mayor parte de las tuberías del desagüe en la Ciudad de México están tronando porque la ciudad está edificada sobre un lago que los brillantes conquistadores (incl. la Santa Inquisición) tuvieron a bien secar hace mas de 500 años y ahora la naturaleza está reclamando su territorio: lo del agua al agua… y eso provoca que la ciudad se vaya sumiendo de manera constante e irregular y tanto las tuberías del caño como las que transportan agua potable están tronando debajo de las calles capitalinas. De ahí el hedor, que esperemos no haya llegado para quedarse.

En fin, el día de hoy en la madrugada yo estaba viendo la tele muy a gusto en un séptimo piso y de repente las cortinas de la recámara se pusieron a bailar solas… Un temblor con magnitud de 6.4 grados en la escala de Richter. Interesante la experiencia…